Cómo Hacer Té Verde Sin Acidez En 4 Sencillos Pasos

No es ningún secreto que el té verde está repleto de beneficios para la salud. Consumido durante siglos en China, India y Japón como un elixir saludable y utilizado en la medicina tradicional china, el té verde ha demostrado su potencial para controlar o prevenir la diabetes, ayudar a perder peso y ayudarle a vivir más tiempo.

Como con la mayoría de los tés, las técnicas apropiadas de preparación de la tisana aseguran no sólo los máximos beneficios para la salud, sino también los perfiles de sabor más completos. Mientras que el té verde es un té popular y bastante simple para preparar, hay algunas cosas que debe tener en cuenta cuando prepare el suyo propio.

Siga leyendo para obtener más información sobre este verdadero té y las técnicas de preparación adecuadas para su próxima taza de té verde.

Cómo Hacer Té Verde Sin Acidez En 4 Sencillos Pasos

¿Qué es el té verde?

El té verde es un verdadero té como el té negro y el té blanco, lo que significa que se hace usando las hojas y los tallos de la planta Camellia sinensis. La diferencia entre los tés verdaderos es un resultado directo de los procesos de fermentación y oxidación.

Las hojas de té para el té verde se cosechan de la planta y luego se cuecen inmediatamente en una sartén o al vapor para evitar la oxidación, que puede alterar el perfil de sabor. Después de la cocción al vapor, las hojas de té verde se enfrían y se secan en un proceso de varios pasos.

Gusto

El té verde colado debe ser verde, de color marrón claro o amarillo al ser colado. Las hojas cocidas a fuego lento dan como resultado un sabor herbáceo y tostado, mientras que las hojas cocidas al vapor tienen un sabor más vegetal y tienen toques de algas marinas y dulzura. Cuando se prepara correctamente, el té verde debe tener un color claro y un sabor ligeramente astringente.

Tipos de Té Verde

Como los otros tés verdaderos, el té verde se utiliza como base para una variedad de tés herbarios incluyendo el té verde del jazmín y el té del jengibre. Hay dos categorías principales que definen cuando se trata de verdaderos tés verdes, los que se hacen a la manera china y los que se hacen a la manera japonesa.

LEER MÁS
Cómo Hacer Té Tailandés: 3 Recetas Fáciles de Thai Tea

Los tés verdes japoneses se caracterizan por sus hojas al vapor, mientras que los tés verdes chinos se cocinan a fuego lento. Si no está seguro de cuál probar, eche un vistazo a los tés verdes que forman parte de nuestro muestrario de 8 tés favoritos.

Tés verdes japoneses

Típicamente más dulces que sus contrapartes, los tés verdes japoneses tienen sabores dulces y vegetales y tienen un tono verde claro más característico cuando se preparan. Los tés verdes más populares incluyen:

Sencha

La variedad de té verde más popular en Japón, el té Sencha es fácilmente reconocible gracias a su forma de hebra delgada y enrollada. Sencha es el té verde que se encuentra en la mayoría de los restaurantes y constituye alrededor del 80 por ciento del té verde que se cultiva en Japón. Para un Sencha afrutado, busque la variedad Fuji, que ofrece un sabor más completo y maduro.

Genmaicha

Para hacer el té verde Genmaicha, el té Sencha se combina con granos de arroz tostados o reventados. El arroz tostado añade un sabor tostado y este té se combina bien con un gran almuerzo. Con la cafeína natural, también puede reemplazar su café tostado con este té para una tarde estimulante.

Matcha

Disponible en variedades de sabores como el té verde de jazmín, el té matcha es una forma divertida de preparar té verde y disfrutar de nuevos sabores. Utilizado en la ceremonia tradicional del té japonés, el té matcha es un polvo de té verde que también se utiliza ampliamente en las confiterías japonesas.

El té Matcha tiene una gran cantidad de beneficios para la salud, ya que es la única variedad de té verde en la que se consume toda la hoja.

Tés verdes chinos

Los tés verdes de China se distinguen de sus homólogos japoneses en que se cuecen a fuego lento o se secan en tambores rotativos para evitar el proceso de oxidación. Las hojas de té verde pueden ser cocidas varias veces dependiendo de la mezcla y se utilizan diferentes métodos de calor, incluyendo aire caliente, llamas de gas y carbón vegetal, para desarrollar sabores específicos.

LEER MÁS
Cómo Hacer Té De Cardamomo De 2 Maneras Diferentes

Los populares tés verdes chinos incluyen el Dragonwell, que es conocido por sus hojas planas, parecidas a espadas y su sabor tostado, junto con la Gunpowder, que se identifica por su forma perlada.

El té verde de pólvora mantiene la frescura y el sabor durante más tiempo gracias a su estado de perla enrollada, que se despliega cuando se elabora.

Cómo hacer té verde

Paso 1: Prepare las hojas y las herramientas para el té verde

Ampliamente disponible en hojas sueltas, bolsitas de té y en polvo, este es un té versátil. Usted necesitará comenzar seleccionando no sólo su tipo preferido de té verde, pero también qué forma usted desea utilizar para colar.

Si desea preparar té verde usando bolsas de té verde, simplemente siga las instrucciones de la etiqueta. Si desea preparar té verde con hojas sueltas o perlas, utilice un colador o una bola de té para contener las hojas.

Para obtener los mejores resultados, recomendamos usar una tetera separada específicamente para preparar té verde. Aunque no es totalmente necesario, esto ayuda a prevenir la contaminación del sabor de otras mezclas de hierbas y preserva el perfil de sabor distintivo del té verde. Use teteras de vidrio, cerámica, arcilla, porcelana o acero inoxidable para preparar la cerveza – evite el plástico y el aluminio ya que pueden alterar los sabores.

Paso 2: Preparar y calentar el agua

Preparar una deliciosa taza de té verde comienza con el uso del agua adecuada. Recomendamos evitar el agua del grifo y el agua dura porque está tratada con productos químicos que pueden alterar el delicado perfil de sabor del té verde. En su lugar, utilice agua filtrada o purificada para obtener el mejor sabor.

Los compuestos con sabor a té verde son sensibles a las altas temperaturas del agua. Esto significa que, a diferencia del té negro, si lo remoja en agua demasiado caliente, obtendrá un sabor amargo y desagradable. En su lugar, trate de remojar su té verde en agua que esté entre 175 y 185 F, que es el rango de temperatura ideal para el té verde.

Para obtener resultados más precisos, puede utilizar una tetera con un termómetro incorporado o un termómetro. Alternativamente, puede hervir agua en la estufa, retirar del fuego y dejar que el agua caliente se asiente durante unos 45 a 60 segundos para obtener la taza perfecta.

LEER MÁS
Receta Rápida Y Fácil De Té De Rosa Mosqueta Casero

Si está al nivel del mar, puede que necesite dejar que el agua se enfríe un poco más. Esto se debe a que el punto de ebullición del agua es de 212 F al nivel del mar y sólo 200.1 F a 6,600 pies. Una vez más, es posible que prefiera utilizar un termómetro para obtener resultados precisos; de lo contrario, tenga paciencia y ajuste su receta de té verde para que se adapte a su situación.

Paso 3: Remojo

Para desarrollar mejor los sabores, cubra su tetera o taza de té si está preparando una sola taza al remojar. Deje que el té verde se remoje de 3 a 5 minutos dependiendo de sus preferencias de sabor. Recomendamos remojar durante 3 minutos y luego degustar cada 30 segundos para obtener los mejores resultados.

Paso 4: Saboree como desee

El té verde se puede consumir tal cual o puede añadir especias y edulcorantes para su propia y única taza de té verde. Los potenciadores de té verde más comunes incluyen el jugo de limón, palitos de canela y miel. Para hacer té verde helado, simplemente deje que el té se enfríe a temperatura ambiente antes de servirlo con hielo o enfriarlo en el refrigerador.

Beba té verde

Ya sea que usted beba té verde porque quiere perder peso, prevenir la obesidad y mejorar la salud en general o simplemente porque le encantan los sabores dulces, a nueces y vegetales, usted quiere asegurarse de que lo prepara correctamente.

Hacer té es un arte, pero preparar la taza perfecta de té verde no tiene por qué ser complicado. Siga estos sencillos pasos y recuerde que debe usar la temperatura adecuada del agua para preparar una hermosa taza cada vez.

Gracias a su corto tiempo de preparación y a sus sencillos pasos de preparación, beber té verde es una forma fácil de disfrutar de una deliciosa bebida caliente o fría. Con recetas básicas que pueden darle sabor a su té verde, puede servir esta bebida básica en su próxima fiesta de té o disfrutar de una taza mientras se acurruca con su libro favorito.